NUEVO CURSO ONLINE

PSICOPATOLOGIA INFANTIL

La historia de la Psicopatología Infantil ha dependido tanto de las actitudes sociales hacia los niños y niñas como de las teorías del momento sobre psicopatología. Estas actitudes estuvieron relacionadas con la toma de consciencia de la sociedad sobre la importancia de la infancia y de la forma positiva en que se debía enfocar la vida de los menores, como eje central de la familia.

En este aspecto cabe mencionar la importancia que supuso la Convención de los Derechos del Niño aprobada por las Naciones Unidas donde se les reconoció como ciudadanos con derechos civiles, políticos y sociales.

La infancia ha recorrido un duro camino desde un estado de ser mera posesión hasta el estado de ser persona (Hart, 1991). Según este autor a la mayoría de los niños y niñas mayores de seis años se les consideraba pequeños adultos antes del siglo XVI.

 

 Los padres tenían un poder ilimitado y los niños y niñas fueron ignorados, abandonados y vendidos como esclavos, con la aceptación general de la sociedad en muchos momentos de la historia.

En los siglos XVI, XVII Y XVIII se produjo un cambio, puesto que comenzaron a ser valorados como mano de obra que contribuía al trabajo familiar y a su mantenimiento.

A lo largo de estos siglos los menores se fueron convirtiendo poco a poco en un grupo especial que los padres debían mantener, educar y proteger hasta llegar al siglo XIX donde se establece ya definitivamente una clara distinción entre niños y adultos.

 Debido a que la inmigración, la industrialización y la urbanización comenzaron a ser consideradas como fuente de peligro para los niños, afloró el sentimiento general de promover su bienestar y su salud, surgiendo así, campañas de alimentación y sociedades encargadas de su protección. ElEstado comienza a jugar un papel importante en la intervención familiar junto también a la ayuda de entidades privadas y religiosas.

 A principios del siglo XX se desarrolla la idea de que los niños son la base que determina la sociedad futura. Esta creencia favoreció la puesta en marcha de leyes contra el trabajo infantil, la promoción de la educación obligatoria y un sistema judicial infantil. En el transcurso de este siglo la figura del niño evoluciona y éste pasa a ser considerado como el centro de la familia, se desarrollan políticas para su protección y se crea una Declaración Universal de los Derechos del Niño.